_MG_6789 copia

04 PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO

66

Antes de adentrarse en el mayor tesoro arqueológico de la villa, la Cueva de Altamira, merece la pena detenerse en otros elementos de interés que se han encontrado en el municipio, como la Cueva de Arroyo, donde se hallaron restos prehistóricos, y la Cueva de los Arqueros, situada en el monte de Herrán, perteneciente a la localidad de Viveda. En esta cavidad figuran unas pinturas, denominadas seminaturalistas o semiesquemáticas, representando a cuatro arqueros, de escasas dimensiones (unos 14 centímetros de alto y 10 de ancho) realizadas con ocres.

De otro lado, en el monte El Castillo de Vispieres se encuentran los restos de una antigua fortaleza de la Edad Media en un recinto rectangular de 11 x 12 metros de lado realizado en mampostería unida por mortero, donde fueron encontrados por el escultor Jesús Otero los fragmentos de tres vasos de cerámica, que se encuentran en el Museo Regional de Arqueología y Prehistoria.

El castillo aparece citado en un documento de principios del siglo XI y se considera que fue de jurisdicción real hasta Alfonso I, cuando pasó a ser propiedad de su hijo el conde Tello y sus herederos, aunque se cree que permaneció en estado de abandono desde el siglo XVI.

También de reseñar es la inscripción funeraria hallada en la estela cántabro-romana de un bloque de piedra de casi un metro que se encontró en la iglesia de San Sebastián de Herrán.