_MG_7659 copia

Casa de Leonor de la Vega

97

También en la calle del Cantón se sitúa esta adorable y coqueta edificación de finales del siglo XV, atribuida a la madre del primer Marqués de Santillana, el escritor Iñigo López de Mendoza, por los tres escudos góticos que se enmarcan entre las cuatro ventanas rectangulares del piso superior, aunque su posesión nunca se ha acreditado oficialmente.

De hecho, y debido a las armas del escudo que la tradición atribuye a la Casa de la Vega, pero que los diversos análisis históricos identifican a los Polanco, se cree que la casa fue edificada por Juan González de Polanco y Juliana González de Barreda a principios del siglo XVI.

Dejando a un lado el confuso origen de la construcción, la Casa se estructura en una planta rectangular y dos alturas. La fachada principal alberga dos puertas, una más pequeña con arco de medio punto, y la de dominante de mayor tamaño con arco apuntado con bocel rehundido a media rosca y guardapolvos. En la primera planta se articulan cuatro ventanas rectangulares enmarcadas por una original moldura que asemeja un alfil que va uniendo sus dinteles, ofreciendo una sensación de conjunto que adornan los sencillos escudos.

La parte posterior, ya con elementos renacentistas, se abre al jardín a través de un soportal con arco apuntado y una galería con dos ventanales de arcos escarzanos decorados con molduras, que ofrece un aspecto elegante y delicado, con la lujosa modestia que caracteriza a lo más selecto. Al abrigo de los muros, el interior también rezuma ese encanto puro de la sobria vida medieval, con su zaguán empedrado, sus estancias con la viga al descubierto y las estrechas escaleras.
Hoy transformada en un hotel, la Casa de Leonor de la Vega sigue siendo una parada obligada en Santillana del Mar.