_MG_5982-copia

Herrán

40

La antesala de Santillana en la zona sur es este pequeño pueblo, que se remonta al siglo XIII y alberga las instalaciones del zoológico, la Cueva de Altamira y el Museo y Centro de Investigación, por lo que su visita es absolutamente obligada.

Además, en este núcleo poblacional se puede contemplar la ermita de San Sebastián, una reducida construcción gótica, que data del siglo XIV y en donde se halló una lauda sepulcral del siglo III antes de Cristo con una inscripción romana labrada.  A escasos metros del templo se ubican las instalaciones, recientemente remodeladas, de un antiguo lavadero y un pequeño puente de remotos orígenes, que forman un bello conjunto con el entrañable entorno que los envuelve.