Santi_05

01 INTRODUCCIÓN

32

Santillana inspira arte, belleza, prehistoria….
Santillana respira bullicio, admiración, frescor…
Santillana hechiza, atrapa, envuelve, hipnotiza, sugestiona, atrae, enamora…

¿Cuál es el secreto de Santillana del Mar?

Cobijada por suaves colinas, a pocos metros del mar y a resguardo del cruento e implacable paso del tiempo, se encuentra esta histórica localidad, conocida en todo el mundo por albergar en sus entrañas uno de los reductos arqueológicos y artísticos más antiguos y valiosos del mundo: La Cueva de Altamira.

A tan solo seis kilómetros de Torrelavega, a 30 de Santander o a 15 de Comillas, el municipio, ubicado en la parte occidental de Cantabria, linda al oeste con Alfoz de Lloredo, al este con Suances y al sur con Reocín, Cartes y Torrelavega.

Cruce de caminos, inspiradora de artistas, poetas y escritores, la villa atesora un encanto difícil de plasmar en palabras, aunque algunos, como Benito Pérez Galdós, lo intentaron certeramente, con sentencias ya míticas como “Al entrar en Santillana parece que se sale del mundo” (‘Cuarenta leguas por Cantabria. Bosquejo descriptivo’). Ésa es la impresión más directa que se obtiene hoy en día de un recorrido por la localidad, un espacio ajeno al devenir de los tiempos, que mantiene incólume la fresca huella de la belleza del medievo.

El latido de Santillana en la historia flota aún en el ambiente, en los adoquines de sus calles, en la artística Colegiata, en las casas, en las villas, en los palacios y en los escudos de sus nobles propietarios. Sumergirse en este ambiente medieval es sencillo, pues tan solo adentrarse en el conjunto histórico artístico en un área restringida al tráfico y poner los pies sobre el adoquinado ya provoca sensaciones únicas, solo compartidas por quienes visitan la localidad.

Cuando uno empieza a caminar por Santillana, avanza hacia el norte a través de una única calle que pronto se bifurca en dos y que permite realizar parejos recorridos deteniéndose en cada casa, Torre o Palacio; admirando los escudos, ventanas, puertas…; observando las plazas y sus históricos edificios; comprobando la sobria arquitectura medieval y recreándose en cada detalle. Uno tiene que paladear despacito los retazos de historia que van surgiendo a cada paso y reservarse, porque al final de una de las calles, la del Cantón, surge, imponente y cautivadora, la más valiosa joya del románico en Cantabria, la Colegiata. Después de esta visita solo cabe respirar profundamente y tratar de asimilar tanta belleza antes de continuar el recorrido por el municipio.

Porque Santillana aún tiene más que ofrecer, ya que su patrimonio natural, aunque no demasiado extenso, sí resalta por su espectacularidad, por su sereno encanto y sus rincones únicos, como los acantilados de Ubiarco, las praderías y la coqueta y atractiva playa de Santa Justa.

Todos los elementos de la localidad seducen sin esfuerzo y motivan a adentrarse también en una vida cultural bulliciosa, brillante, en la que no falta detalle: Pintura, música, literatura, escultura…sin olvidar el sugerente ocio que dinamiza la sociedad y una amplia oferta de alojamientos y restaurantes que hacen aún más inolvidable la visita a los miles de visitantes que acuden cada año.

Recrearse en Santillana y disfrutar de cada detalle es tan fácil como saborear un exquisito manjar, apto para todos los paladares, pues los encantos de la villa satisfacen a todos los públicos, sin excepción.

Y no olviden que el mejor momento para visitar la villa es SIEMPRE: En otoño, porque la luz en declive otorga un sosiego y placidez que se refleja atrapando en el tiempo los eternos edificios, palacios y casonas; en invierno porque la frialdad de la piedra invita al refugio, al silencio y a la meditación espiritual en soledad; en primavera porque el retorno al pasado se muestra más bello y majestuoso que nunca; y en verano porque el bullicio incesante de miles de turistas dan colorido, diversión y llenan de vida todos los rincones de esta villa, que ya ha alcanzado por méritos propios la categoría de inmortal.

¡Bienvenidos a este recorrido por ‘el más bello de los pueblos de España’ (parafraseando al filósofo francés Jean-Paul Sartre)!

Adquiera la guía y siga leyendo

Por 1,99€ puede consultar el contenido completo de la guía. Compre ahora