IMG_1805 copia

Torre de Velarde

95

Continuando la ruta por los edificios medievales de Santillana, tras admirar la Torre del Merino y de Don Borja, merece la pena una contemplación detenida a la Torre de Velarde.

Si la primera es el mejor ejemplo de almena defensiva y rígida, sin ningún resquicio a veleidades ornamentales y la segunda ya introduce aspectos mixtos de vivienda, la tercera es el mejor ejemplo de casa primero y torre gótica después.

A partir de este modelo arquitectónico se alza en lo alto de la calle del Cantón este edificio, construido por García de Velarde a mediados del siglo XV, antecesor del famoso Alonso, que creó un siglo más tarde el Palacio de las Arenas, y del también afamado Pedro de Velarde, promotor de la fundación del convento dominico Regina Coeli.

La estructura del edificio incorpora una planta en forma de escuadra y tres alturas, que pudieron ser más en su origen, dado que la Torre ha sufrido importantes reformas. Las más importantes datan de principios del siglo XVII, donde se eliminó uno de los pisos y se cambiaron completamente la forma de los vanos. El estilo gótico aún se aprecia en una de las puertas de la fachada posterior, aunque la transformación de la torre incorpora numerosos elementos fechados dos siglos después de su construcción.