_MG_5827 copia

Viveda

50

El origen exacto de esta localidad (ubicada a cuatro kilómetros de Santillana) se desconoce, aunque algunos historiadores constatan que se fundó sobre un camino real que pudo dar lugar al de Santiago, antes del siglo VIII. No obstante, la evidencia de su creación se remonta al siglo IX, tomando como fiable la fecha que aparece en la lápida de la primera construcción de la iglesia parroquial.

Este templo, que fue rehabilitado en el siglo XVI y honra a El Salvador, mantiene elementos puros del románico, anteriores incluso al siglo XII, en una bella portada.

Pero el recorrido por Viveda ofrece al turista muchas más posibilidades culturales, dado que en el pueblo se ubica la Casa-Torre medieval de los Calderón de la Barca, uno de los edificios civiles más antiguos de Cantabria, al fecharse su construcción entre el siglo XIII y el XV, con partes del siglo XVI. Declarada Monumento Histórico Artístico en 1982 y Bien de Interés Local en 2002 consta de 1.417 metros cuadrados y está realizada en mampostería y sillería en las esquinas. Sus imponentes almenas y su rotunda construcción han acogido numerosas leyendas, siendo la más conocida el hospedaje de Francisco de Asís cuando peregrinó a Santiago de Compostela, así como sus misteriosos pasadizos subterráneos.
Además de este histórico inmueble, en Viveda se encuentra el Palacio de Peredo, una regia casona montañesa del siglo XVII, declarada Bien de Interés Cultural en 1982, con una fachada de sillería y un interesante escudo de Peredo y Velarde. Este edificio se conocía popularmente como el palacio del chon de oro, en referencia al escaso apego por la limpieza de uno de sus ricos propietarios. Tras ser acondicionado por el Ayuntamiento como sala de exposiciones y después de albergar diversos usos culturales, en la actualidad funciona como Parque Dinosaurio, un museo con varias representaciones de estos animales prehistóricos.